Noticias 

© Federación Autismo Galicia | 09/10/2020 | DÍA MUNDIAL DE LA SALUD MENTAL

EN EL DÍA MUNDIAL DE LA SALUD MENTAL AUTISMO GALICIA PONE ESPECIAL ATENCIÓN AL BIENESTAR EMOCIONAL DE LAS PERSONAS CON AUTISMO.

Siete de cada 10 personas con Trastorno del Espectro del Autismo presentan al menos un trastorno comórbido de salud mental a lo largo de su vida.

10/10/2020

Reivindicamos los derechos de las personas con autismo en material de salud mental y apoyamos el lema de nuestros compañeros de FEAFES “Salud Mental y bienestar, una prioridad global”

Siete de cada 10 personas con Trastorno del Espectro del Autismo (en adelante, TEA) presentan al menos un trastorno comórbido de salud mental a lo largo de su vida.

Las condiciones de salud mental concurrentes son más frecuentes en la población con TEA que en la población general. Los problemas de salud mental en personas con TEA se ven a menudo eclipsados por el autismo y es frecuente que se infradiagnostiquen. Sin embargo, sabemos que dificultades como la ansiedad o la depresión pueden ser tan limitantes como las principales dificultades en TEA, como las sociales y de comunicación.

La atención y evaluación cuidadosa de salud mental es un componente esencial en las personas con TEA y debe integrarse en todos sus apoyos.

Diversos estudios encontraron estimaciones de prevalencia concurrente con el TEA del 28 % para el trastorno de déficit de atención con hiperactividad, 20 % para trastornos de ansiedad; 13 % para trastornos sueño-vigilia, 12 % para trastornos disruptivos, de control de impulsos y de conducta; 11 % para trastornos depresivos; 9 % para trastornos obsesivo compulsivo; 5 % para los trastornos bipolares y 5 % para la esquizofrenia (Lai, MC, Kassee, C., Besney (2019) Otros factores encontrados en estos estudios, son los relacionados con traumas y factores de estrés, trastornos adictivos y relacionados con sustancias y disforia de género.

Mejorar el bienestar emocional de las personas con TEA es fundamental para mejorar su calidad de vida. Para ello, debido a la poca investigación, es necesario seguir realizando estudios sobre la vulnerabilidad de las personas con TEA y sobre las condiciones del contexto no adaptado a sus necesidades, que pueden afectar a su salud mental. Además, debemos poner también atención al bienestar emocional de las familias de personas con TEA. La investigación nos está diciendo que los familiares de personas con TEA tienen niveles de estrés superiores, en comparación a familias de otras personas con discapacidad.

A pesar de la realidad, apenas existen medidas e investigación sobre la prevalencia, práctica e intervenciones adecuadas, ni está contemplada en el Sistema Nacional de Salud a través una buena coordinación socio-sanitaria. Por ello y junto a las necesidades emergentes derivadas de la crisis del COVID-19 es necesario el desarrollo, implementación y evaluación de un conjunto amplio de medidas, entre las que están una atención e intervención multidisciplinar, y una formación especializada en TEA que permita la valoración de estas comorbilidades, que respondan a las necesidades en materia de salud mental que presentan las personas con TEA.

 


 

_DEF_NLSarchiva:
Infórmate > Noticias